Leyendas del basquet coruñés

Espacio dedicado al baloncesto histórico de A Coruña

1981-82 La gira americana del Bosco

 

 

Los contactos de Leandro de la Cruz, técnico dominicano del Bosco de la temporada 1979-80 a la 83-84, propiciaron que el Bosco se embarcara en una gira americana en el verano de 1981. Mas que americana fue caribeña, puesto que se centró en la República Dominicana y Puerto Rico, donde los coruñeses disputaron varios partidos con suerte desigual.

La plantilla viajó al completo, nadie quería perderse ese viaje, y Leandro aprovechó para testar los nuevos fichajes, Josechu García, un pivot rocoso procedente del OAR, y Gabriel Flores, un alero de 1,94 procedente del junior del Real Madrid que buscaba dar el salto al profesionalismo.

Para la ocasión estuvo reforzada por Angel Sevilla, jugador berciano del Manresa con una oferta para incorporarse al equipo y que fue invitado para “ir conociéndonos” aunque a la postre se inclinó por incorporarse al Breogán, para compatibilizar el baloncesto con la enseñanza.

Y además viajaron los siguientes jugadores, que ya estaban el año anterior: Luis Nuñez, Fernando GalileaJulio Jimenez, José Antonio Vázquez, Quique Caruncho, Antonio Lopez-Cid, Manolo Eirea y Andres Caso.

El grupo, encabezado por el entonces presidente del club Francisco Javier Vázquez Fidalgo y el vicepresidente Jaime Meilán Gil, partió del aeropuerto compostelano de Lavacolla el 14 de agosto, regresando el 30 del mismo mes. Quince días en un destino en el que disputaron cinco encuentros, tres en República Dominicana, saldados todos ellos con derrotas, y dos en Puerto Rico, ganados ambos.

Que se encontró el Bosco en el Caribe?

De entrada, y como es natural, un fuerte calor. La temperatura media del día superaba los treinta grados, que subían de forma notable durante los encuentros.

En segundo lugar, rivales en plena competición mientras que ellos aún debían comenzar su preparación de cara a la temporada entrante con varias caras nuevas.

Asimismo, el tremendo ambiente en los pabellones. Como anécdota, decir que asistieron en Puerto Rico a un encuentro de las series finales por el titulo entre los Vaqueros de Bayamón y los de Isabela, que hubo de ser suspendido a falta de treinta segundos por el cariz que tomaban los acontecimientos, pues el publico no cesaba de arrojar botes, piedras, papeles y toda clase de objetos a la cancha.

Y, ya en Puerto Rico, la sorpresa de que los encuentros estaban dirigidos por tres árbitros, se disputaban en cuatro periodos de doce minutos, y había una linea azul a unos 6 metros del aro desde la cual los lanzamientos valían tres puntos. El baloncesto del 2000 en 1981.

Aparte, también, “la parcialidad de los árbitros locales”: la vieja historia.

Los encuentros

En Santo Domingo el Bosco se enfrentó sucesivamente al Astroboys (vigente subcampeón de la competición dominicana, con el que se alineaba circunstancialmente Chicho Sibilio), la selección juvenil dominicana, y a Mauricio Báez.

Los tres se saldaron con derrotas para el cuadro coruñés.

El primero, con Astroboys, se disputó nada menos que a 35 grados y, aunque el resultado pudiera indicar lo contrario, los locales no lo tuvieron nada fácil para imponerse. Al descanso se llegó con el tanteo de 35-33 aunque el final fue 89-79. El Bosco tuvo ocasiones para alzarse con la victoria final, aunque el cansancio y “la parcial actuación arbitral” inclinaron la balanza del lado local.

Por el Bosco jugaron y anotaron: Luis Nuñez (10), Fernando Galilea (2), Gabi Flores, Julio Jimenez (14), José Antonio Vázquez, (14), Quique Caruncho (4), Angel Sevilla (1), Josechu Garcia, Antonio Lopez-Cid, Manolo Eirea (26) y Andres Caso (6)

El segundo, ante la selección dominicana juvenil, tuvo los mismos factores en contra: fortísimo calor y “otra actuación arbitral parcialísima”, que impidió a los bosquistas alzarse con el triunfo. El primer tiempo finalizó con ventaja coruñesa por 46-40. En la segunda parte, la selección dominicana salió con fuerza, aguantando bien el Bosco, hasta que los árbitros decretaron una personal a José Antonio en el minuto 8 que era la cuarta, pero que la mesa señalo como la quinta. De nada valieron las protestas de Leandro de la Cruz y del propio José Antonio, que quedó al margen del partido cuando llevaba anotados diez puntos.

Por el Bosco jugaron Nuñez (14), Galilea (8), Flores, J Jimenez (12), José Antonio (10), Caruncho (2), Sevilla (4), Josechu (10), Lopez-Cid (4), Eirea (8) y Caso (14).

El tercer encuentro se disputó al club Mauricio Báez y el resultado fue nuevamente de corta derrota del Bosco. No se dispone de mucha información sobre el encuentro. Tan solo sabemos el resultado final (83-75), así como al descanso (45-34).

Los días en Santo Domingo llegaron a su fin y, a pesar de las derrotas, el buen ambiente reinante y la fenomenal acogida de que fueron objeto por parte de la Casa de España hicieron que los viajeros partieran con pena hacia Puerto Rico. Por el camino se extraviaron las maletas de Julio Jimenez y Leandro de la Cruz, para disgusto de sus propietarios.

Comenzaron con un encuentro contra Ingenieros de San Juan, de la máxima categoría nacional. Aquí si ganó el cuadro bosquista (100-83), ya que salió decidido a ganar desde el principio. El viejo dicho de “llegar veinte arriba al ultimo minuto” hizo inútiles los esfuerzos arbitrales de apoyar al cinco local.

Jugaron y anotaron Nuñez (29), Eirea (26), Caruncho (7), Caso (4), Jimenez (12), Sevilla (4), Flores (4), Josechu (6), José Antonio (6), Lopez-Cid (2) y Galilea (2).

El triunfo ante Ingenieros provocó multitud de invitaciones para nuevos partidos amistosos, celebrándose uno más ante el Doctor’s Center, de la ciudad de Manatí, asimismo de la máxima categoría. Nuevamente se alzó el Bosco con la victoria por 77-76. En este partido no actuó Flores, lesionado en una mano. Jugaron y anotaron Lopez-Cid (12), Nuñez (11), José Antonio (11), Caso (11), Galilea (6), Julio Jimenez (2), Quique Caruncho (2), Sevilla (4), Josechu (8) y Eirea (7).

Al igual que en Santo Domingo, en Puerto Rico los agasajos de los españoles y gallegos residentes fue continuo. El que se llevó un recuerdo imborrable de San Juan fue el hermano de Fernando Galilea, José Luis, quien ganó en la ruleta del casino del hotel 140.000 pesetas de la época (alrededor de 850 € pero con un valor adquisitivo mucho mayor). Lo malo fue que tuvo que exigir hasta doce veces que le abonaran las ganancias. También el presidente Francisco Javier debió de tener buena mano con las cartas.

Todavía quedaba un partido, contra la selección de la ciudad de La Romana, pero hubo de ser suspendido por el mal tiempo, ya que se jugaba en una cancha al aire libre.

El 30 de agosto los coruñeses estaban de vuelta en Santiago. A unos les esperaba la Liga de 1ªB que empezaba en breve. Angel Sevilla finalmente se decidió por el Breogan, pues aunque estaba en una categoría inferior, le garantizó un puesto de trabajo y los más volvieron a sus ocupaciones habituales.

La experiencia para el Bosco resultó muy positiva: tuvo una pretemporada fuerte, conocieron un baloncesto totalmente distinto del que aquí se practicaba y fue objeto de múltiples detalles de cariño y agasajos por parte de Centros Gallegos, Casas de España y Embajadas. Tanto es así que ya se hablaba de repetir en el futuro la gira, de lo satisfactoria que fue.

No fue posible hacerlo, puesto que se avecinaban tiempos convulsos para el Bosco y los bosquistas, aunque nada sabíamos todavía.

 

 

Sé el primero en compartirlo!!!

Puede que te hayas perdido

4 minutos de lectura
4 minutos de lectura
6 minutos de lectura
A %d blogueros les gusta esto: