Leyendas del basquet coruñés

Espacio dedicado al baloncesto histórico de A Coruña

1988-89: Nace Basketmar

 

Tras el ascenso de Maristas a Segunda División (Interautonomica, situada en el tercer nivel nacional, tras ACB y Primera B) se producen una serie de reuniones entre distintas personas vinculadas al baloncesto local que deciden que ante la situación creada es preciso dar un paso al frente. 

 
Recapitulemos: con el Bosco desaparecido en febrero de ese año, Maristas es el representante en mayor categoría del baloncesto local.
 
Fernando Bodero, “alma mater” de Maristas; Luis Folla, entonces técnico de deportes del Concello de Culleredo, junto con otras personas, concluyen que es necesaria la formación de un nuevo club que apueste abiertamente por el profesionalismo, aprovechando la base de jugadores de Maristas y alguno procedente del Bosco que puedan integrarse en él. Para ello deciden fusionar los clubes Maristas y Culleredo (nada que ver con el actual KFC Culleredo, que inicia su andadura en 2003). Además se daba la circunstancia de que Maristas dependía del APA del colegio, lo que impedía estatutariamente que participaran jugadores ajenos al mismo.
 
Los primeros meses son de intenso trabajo burocrático encaminado a la formación del nuevo club, que se decide denominar Basketmar, aunque en los primeros tiempos se refieren a él como Basket Mar, así como de captación de patrocinadores a los que echaba para atrás la experiencia del Bosco, que dio mala fama durante algunos años al baloncesto coruñés. Bodero lo sabía bien, pues además de llevar toda una vida vinculado a Maristas, durante algún tiempo fue también directivo del Bosco durante el mandato de Javier Cobián.
 
Por fin al inicio de la temporada se tiene a punto un equipo senior para participar en la Segunda División, un equipo junior, tres juveniles, dos cadetes y dos escuelas municipales, tanto en A Coruña como en Culleredo.
 
Los objetivos son que el baloncesto vuelva con fuerza a La Coruña, empezando desde abajo y contando con jugadores locales. Sin prisa, pero sin ponerse frenos.
 
La presidencia recae en un conocido constructor de la ciudad, Antonio Rodriguez Parga.
 
El equipo técnico que se conforma está compuesto por:
  • Luis Folla, entrenador
  • Nacho Calvo, ayudante
  • David Mateo, preparador fisico
El equipo se traslada del Colegio Marista en Elviña a la Polideportivo de Riazor aunque a mitad de la temporada juega algún partido en la Polideportiva de Elviña, junto al campo de futbol.
 
La plantilla esta compuesta por Mendez, Luis Montenegro “Monti”, Fernando Pérez “Ferni”, Manuel Gómez (no confundir con Manu Gómez, jugador del mismo nombre del Sondeos Basquet Coruña años más tarde), Ricardo García “Richi”, Javier Rico, David Garcia Deber, Peláez, Javier Lopez “Lopi”, Anton Rodríguez, Ferreiro, Martinez y Penas. Se trata de una plantilla muy joven, con una media de edad de veintidós años, pero dispuesta a pelear con uñas y dientes por defender la categoría.
 
La competición esa temporada son doce conjuntos, sin renuncias de ultima hora. Son los siguientes
  • CB Manuel Peleteiro, de Santiago
  • CB Ademar, de Vigo
  • CB Sarria
  • Maderas Noroeste, de Ferrol 
  • Frinsa Ribeira 
  • Aguas Cabreiroá Verín
  • Bosco, de Vigo
  • CB Ribadeo 
  • CB San Rosendo, de Ferrol
  • CB As Pontes Aldi
  • CB Porriño Frigolouro
  • Basketmar Coruña
por lo que cada equipo debe disputar veintidós encuentros. 
 
Los primeros partidos salen bien, cinco victorias consecutivas, frente a Peleteiro, Ademar Vigo, Sarria, Maderas Noroeste y Ribeira. Sin embargo problemas con patrocinadores (algunos de los que habían prometido ayudas no las llegaban a concretar) y dificultades para entrenar provocaron una racha de cinco derrotas seguidas, frente  a Verin, Bosco Vigo, Ribadeo, San Rosendo y As Pontes, que definieron el resultado de la competición.
 
Los resultados fueron los siguientes
 
J1 – Basketmar – Peleteiro – 72-57
J2 – Ademar Vigo – Basketmar 74-90
J3 – Basketmar – CB Sarria 81-59
J4 – Maderas Noroeste – Basketmar –  65-80
J5 – Basketmar – Frinsa Ribeira – 79-57 
J6 – Cabreiroá Verín – Basketmar – 101 – 68
J7 – Bosco Vigo – Basketmar 90-67
J8 – Basketmar – Ribadeo 87-96
J8 – San Rosendo – Basketmar 84-61
J10 – As Pontes Aldi – Basketmar 86-75
J11 – Basketmar – Frigolouro 91-79 —> A partir de este encuentro, que cierra la primera vuelta, la Polideportiva de Elviña pasa a ser la cancha oficial de juego para los encuentros de casa.
 
J12 – Peleteiro – Basketmar 100-75 
J13 – Basketmar – Ademar 78-64
J14 – Sarria – Basketmar
J15 – Basketmar – Maderas Noroeste 83-64
J16 – Frinsa Ribeira – Basketmar 74-82
J17 – Basketmar – Cabreiroá Verin 78-86
J18 – Basketmar – Bosco Vigo 98-77
J19 – Ribadeo – Basketmar 103-84
J20 – Basketmar – San Rosendo 76-58
J21 – Basketmar – As Pontes Aldi
J22 – Frigolouro – Basketmar
 
No ha sido posible localizar los resultados de los encuentros Sarria – Basketmar, Basketmar – As Pontes Aldi y Frigolouro – Basketmar. Solo se sabe que los tres se saldaron con derrotas para el Basketmar, pues en total logró ese año 11 victorias y figuran todas ellas en la relación de encuentros.
 
La temporada se finaliza en un honroso sexto puesto, libre de agobios de ascensos y descensos, con un balance de 11-11 y empatado con Peleteiro y y Frigolouro, resuelto por las resultados habidos entre los tres. 
 
El campeón fue el Aguas de Cabreiroá Verín
 
La experiencia resultó satisfactoria para los responsables del Basketmar, pero les hizo pensar que aquella categoría podía venirles pequeña, y con ese fin comenzaban la temporada siguiente, en la que el ascenso de categoría era el único objetivo. Pero esa historia quedará para otro día.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Sé el primero en compartirlo!!!

Puede que te hayas perdido

4 minutos de lectura
4 minutos de lectura
6 minutos de lectura
A %d blogueros les gusta esto: