Leyendas del basquet coruñés

Espacio dedicado al baloncesto histórico de A Coruña

El calvo del Parque Europa – Kenny Perry – Bosco 1987

La última temporada del Bosco (87-88) resultó traumática y dejó “heridos” en las filas del equipo coruñés.
 
Uno de ellos, víctima de la caótica situación económica en que se encontraba el club, fue Kenny Perry, un jugador alto, bastante corpulento, que destacaba sobre todo por su calvicie prematura, y bastante mejor en ataque que en defensa (de hecho parece que no defendía casi nada).
 
Llegó al Bosco procedente del Treviso italiano, donde había promediado buenos números en ataque, pero duró lo que duró la tesorería, floja, del equipo. Al dejar de cobrar, dejó de entrenar con el equipo y jugar.
 
Sin embargo, Kenny era un todo un profesional (hasta se desplazaba con su propio material de recuperación) y era consciente de que necesitaba mantener al menos su capacidad de anotación para conseguir un contrato en España. Así, bajaba todas las mañanas a echar unos tiros en las canastas del Parque Europa. 
 
Allí lo “descubrió” un día Javier Castroverde quien se encontraba en A Coruña disfrutando de unos días libres, pues en aquella época estaba vinculado al Cajacanarias de La Laguna (actualmente Iberostar Tenerife). Después de hablar con él y comprobar su disponibilidad para fichar, se puso en contacto inmediatamente con Pepe Cabrera, “alma mater” del club lagunero, se realizaron los tramites con la FEB y al día siguiente se apalabró, en el mismo Parque Europa.
 
En Canarias, Perry formó pareja con el mismísimo Ricky Winslow, que triunfaría posteriormente en el Estu, “descubierto” en los USA por el dúo Castroverde-Pepe Cabrera, pero esa es historia de otro día. 
 
 
 
 
 
Sé el primero en compartirlo!!!

Puede que te hayas perdido

4 minutos de lectura
4 minutos de lectura
6 minutos de lectura
A %d blogueros les gusta esto: