Leyendas del basquet coruñés

Espacio dedicado al baloncesto histórico de A Coruña

Elena Pan, de siempre

 
Hoy hablamos con un testigo directo de los primeros años del Basquet Coruña. Elena fue muchas temporadas la persona que se encargaba de dar soporte a la actividad diaria del club y a la administración, lo que no le impedía, gracias al trato directo con los jugadores y técnicos, vivir el baloncesto como el que más. 
 
P.- Como llegaste al Basquet Coruña?
R. -Más bien llegó el Basquet Coruña a mí, cuando se vinieron de Arteixo;  yo formaba parte de la AA.VV. Ventorrillo, mi marido José Bujía “Cheche” era el vicepresidente, que después fue el presidente del equipo filial (Grupo Regueira Ventorrillo).
 
P.- Te integraste facilmente en el club?
R.- Yo no era aficionada al baloncesto, pero la acogida fue buena y les ayudaba con los pisos de los jugadores y con la taquilla los días de partido.
Después me contrataron a media jornada (al menos eso ponía el contrato). El trabajo era mucho y hacíamos de todo durante el tiempo necesario. Después ya empecé a jornada completa.
 
P.- Cómo viviste aquellos años?
R.- Los primeros años fueron intensos y de grandes momentos, me enganché mucho. Aún conservo algún libro que hacíamos con fotocopias de noticias de los periódicos, unas revistas que se editaron unos años, la camiseta del número 14 que me regaló Pablo Esmorís. 
 
P.- Momentos duros, momentos bonitos… Cuales son especiales para ti?  
R.- Recuerdo una fase en Cabra con tormenta e inundaciones, apagones de luz, retraso en los partidos. Ese viaje lo hice en coche con Juan Diaz, Carlos Devesa y mi marido, porque el equipo se había ido antes en autobús  y nosotros no podíamos por trabajo. Lo recuerdo muchas veces.
Después vino la LEB y todo fue más difícil porque deportivamente las cosas no salían. 
También tengo un recuerdo maravilloso  del ascenso en Viveiro del filial, incluida la ducha vestida que me dieron. 
De esa etapa para mi las despedidas fueron lo peor, en especial cuando se fue Juan Diaz y la de Miguel Ángel Hoyo
Mi segunda etapa maravillosa fue con Antonio Pérez, a pesar del mal momento personal.
El grupo de trabajo de Antonio, Miguel Garcia, Nacho Rama y yo;  fueron tiempos imborrables.
Había un grupo humano de entrenadores fantástico. 
Quiero destacar cuando empecé a viajar con el equipo; las charlas , los videos que montaban para los jugadores antes de los partidos claves.
Nunca podré olvidar el ascenso en Murcia a LEB Bronce y después  el ascenso en Cáceres, Antonio diciéndoles que éramos humildes; al final del partido donde se ganó el ascenso a LEB Plata, bailando la canción del chiquilicuatre durante el regreso en el autobús con Charlie Uzal y Robert Joseph, creo que nunca me había reído tanto.
 
P.- Algún hecho especial, anécdota que quieras compartir con nosotros?
R.- Fueron años muy positivos, pero nunca podré borrar la marcha de Antonio Pérez (2012) y lo injusta y mal que se hizo.
Al final creo que ahí fue el principio de mi fin el el club.  Ya nunca más seria lo mismo para mí.
 
Sé el primero en compartirlo!!!

Puede que te hayas perdido

4 minutos de lectura
4 minutos de lectura
6 minutos de lectura
A %d blogueros les gusta esto: