Leyendas del basquet coruñés

Espacio dedicado al baloncesto histórico de A Coruña

Gracias, Alfredo !!!


En febrero de 1969 el Bosco Coruña, debutante en Primera, recibía al Real Madrid, plagado de figuras, en un Riazor abarrotado: Emiliano, Cabrera, Luyk, Brabender, Ramos, Aiken…

Mi padre, un gran aficionado, solía llevarnos a mi hermano y a mí. Esta vez ya desde la Plaza de Pontevedra se intuía algo especial algo especial en el ambiente. Y es que la visita del Real y el estreno de la iluminación de la pista dejó a mucha gente aquel día sin asiento.

Para mí lo más importante de la temporada pasó ese día.

Nos sentábamos siempre en la primera fila, detrás de una de las canastas. El balón al salir iba a parar al público, que lo devolvía a los jugadores.

Una de tantas veces, la pelota cayó en mis manos. Me quedé paralizado unos segundos, hasta que oí a mi padre: “¡Dáselo! ¡Dáselo!” Muy solemnemente le entregué el balón al jugador más cercano, Alfredo Pérez, que me hizo una carantoña.

¡¡¡Impactante!!! ¡¡¡Yo tenia diez años y acababa de “pasarle” el balón al jugador favorito de mi padre!!! Me contaba todo sobre él: como había venido a jugar la fase de ascenso a Primera, el fichaje por el Bosco… A mi padre le encantaba. Si os gusta el baloncesto, sabréis lo que es eso, porque todos tenemos un ídolo. Así que para mí era alguien especial.

A final de temporada el Bosco descendió. Alfredo se fue a otro equipo pero para mí fue la del enganche con este deporte, que hace ya casi cincuenta años que vivo.

Hubo otros momentos especiales, pero ése, al poner las manos a la vez en el balón Alfredo Pérez y yo, fue el más especial. Tal vez no fuera sólo mi padre, sino también él quien me haya transmitido, vía balón, la pasión por este deporte, y eso se lo debo.

¡¡¡Gracias Alfredo!!!

Alfredo Perez Gomez jugó en el Bosco Coruña en la temporada 1968-69. Después del descenso prosiguió su carrera en varios equipos de Liga Nacional. Durante varias temporadas detentó el récord de máximo anotador nacional hasta que fue superado por un tal Juan Carlos Navarro.  

Su hijo Borja Pérez Ouro fue jugador, y de los destacados, de los primeros tiempos del Basquet Coruña, la etapa amarilla, cuando era “el Sondeos”.

 

 

Sé el primero en compartirlo!!!

Puede que te hayas perdido

4 minutos de lectura
4 minutos de lectura
6 minutos de lectura
A %d blogueros les gusta esto: