Leyendas del basquet coruñés

Espacio dedicado al baloncesto histórico de A Coruña

Miguel Juane, el tercer “MJ”

 

 

 

Equipo del Obradoiro 85-86.- Tres jugadores coruñeses que triunfaron en Santiago: con el 11 Mario Iglesias, con el 12 Pepe Cálvelo y con el 15 Miguel Juane. También otros históricos del Obra, con el 4 Eduardo Echarri, con el 13 Alberto Abalde, con el 7, Ricardo Aldrey…
Miguel Juane

La gente siempre recuerda a tres grandes ‘MJ’ en el basket mundial: Michael Jordan, Magic Johnson y Miguel Juane. Uno de ellos es Leyenda del basquet coruñes. ¿Cual? Acertaste: Miguel Juane.

Algo habría en la calle Fernando Macías, pues en ella vivían los hermanos Iglesias, los Juane, y en su paralela Pérez Cepeda, los hermanos Díaz… Mucho talento en un par de manzanas. 

Carlos Mirás, especialista en baloncesto que mantiene el blog “Baloncesto cum laude“, lo incluye en el ranking de los 30 mejores jugadores gallegos de todos los tiempos, y lo coloca con el numero 10. En su blog figura un análisis técnico a cargo de Carlos Ruf, Xan Ramos, Xabier Sanmartin y Javier Reigosa, así que nos interesa Miguel desde el punto de vista del baloncesto de la ciudad y a este aspecto de su curriculum nos referimos.

 

 

– Puedes hacernos un pequeño resumen de tu vida baloncestista?
 
Empecé a jugar en A Coruña, en el colegio, con 11 ó 12 años y me retiré, como profesional también en A Coruña, a los 29 años, en 1994. Por el camino jugué como profesional en Obradoiro de Santiago, Clesa Ferrol, Fórum de Valladolid, Tau Vitoria y Oximesa Granada. Fui internacional junior, sub-23 y absoluto (3 veces con Díaz Miguel). Como anécdotas, estuve en el campus de la Universidad de Vilanova en Pennsylvania y fui directivo de la Asociación de Baloncestistas Profesionales. 
 
– Como llegaste al Bosco?
 
En el colegio Hogar Santa Margarita, donde empezamos, teníamos un equipo muy bueno en mi generación. Nos dirigía el que fue mi primer entrenador, Carlos F. Puyol y tenía grandes compañeros como Marcos G. Correa, Carlos R. Lista, Antonio Fdez. Pazos, Fernando Garrido, Francisco A. Bello, Santi Padilla, Ferreiro, … El Bosco nos fichó a varios para el equipo de juveniles de primer año.
 
– Como viviste aquellos años?
 
Fue una época muy bonita, tengo recuerdos entrañables. En los años que estuve en el aquel Bosco me entrenaron Javier Reigosa, Javier Castroverde, Pepe Garrote, Jaime Rodríguez, Leandro de la Cruz y Moncho Gantes, grandes entrenadores todos ellos. El presidente era Francisco Javier Vázquez Fidalgo. El año que me retiré el equipo se llamaba Peñarredonda CAB, con muy buenos jugadores como Fran Crujeiras, Víctor Fernández, Gustavo Díaz, Carlos Rodríguez, Esteban Gómez, Toni Romero, Ouspensky, Sergio, Tito, Pepón, Alberto, …, el entrenador era Pirulo Fernández Rey y el Presidente, Manolo Estévez Mengotti. Jugamos el play off para ascender a ACB y tuve el honor de ser el máximo anotador nacional de la Liga, pero al tener ya la carrera terminada y una hija, pensé que era la hora de colgar las botas y abrirme paso en otro ámbito.
 
– Que momentos recuerdas especialmente?
 
En aquellos primeros años del Bosco, recuerdo especialmente mi paso de jugar con mis amigos al baloncesto en el colegio al basquet semiprofesional primero (el filial del Bosco -Hércules, Viña Dorana-) y al profesional después (Bosco). Había unos jugadores excepcionales en el primer equipo entonces: Luis Núñez, Manolo Eirea, Julio Jiménez, Mario Iglesias, J.A. Vázquez, Caruncho, López Cid, Andrés Caso, Hernangómez, Galilea, Rodri, Javi García, Ansó, Gabi Flores, … En el filial había otros históricos del baloncesto coruñés como Manjarín, Atienza, Zaera, Pepeyo, Héctor, Rodolfo, Juan Díaz, Pedro Carricarte, Sanmartín, Cándido, Fernando Fraga, … Y veníamos unos jóvenes muy buenos como Calvelo, Carlos Reigosa, Miguel Ortiz, Mario Lado, Luis García Deber, Luis Fraga, Centeno, mis compañeros del Hogar, … Si no nos hubiesen separado entre filial y primer equipo, teníamos calidad para haber hecho algo importante en un Campeonato de España.
 
El año de mi retirada recuerdo con mucho cariño el partido homenaje que organizó Manolo Estévez, contra la selección de Suecia, al que vinieron muchos amigos de distintos equipos en los que jugué. Les ganamos, así que me retire con una victoria y con un precioso recuerdo. Jajaja.  
 
– A que se debió tu salida del club?
 
Había empezado la carrera de Derecho un año antes. Entonces sólo había una facultad en Galicia, que estaba en Santiago. Y el primer curso me fue muy mal académicamente desde A Coruña, así que decidí que tenía que irme a Santiago para encauzar mi carrera universitaria. Y fiché por el Obradoiro, en donde el primer año natural saqué dos cursos. Si no me hubiese ido entonces, quizá hoy no sería abogado.
 
– Algún jugador con quién tuvieras una química especial?
 
Muchísimos amigos. Primero los que vinimos del colegio, en júniors con Calvelo (fuimos juntos a una concentración de la selección y también nos fuimos juntos al Obradoiro de Santiago), después los del filial con quienes comencé a viajar. En el primer equipo había cuatro jugadorazos: Luis Núñez, Julio Jiménez, Mario Iglesias y Manolo Eirea, que pudieron haber jugado en ACB muchos años.
 
– Te sigues relacionando con alguno?
 
Con muchísimos de ellos, de todas las etapas, sigo en contacto a fecha de hoy. Es mi mejor recuerdo y mi mayor premio, su amistad de tantos años.
 
– Algún hecho especial, anécdota que quieras compartir con nosotros?

Tengo muy buenos recuerdos de aquellos tiempos. En el baloncesto escolar había muchísimo nivel: Santa María del Mar, Maristas, Dominicos, Carmelitas, Salesianos, Club del Mar, Hogar de Santa Margarita, Calasanz … grandes canteras. En el Bosco se trabajaba también muy bien, con grandes entrenadores; y en el baloncesto coruñés había un gran ambiente entre directivos, entrenadores, árbitros, jugadores, periodistas, familias, público, … En una ciudad pequeña como esta, nos conocíamos todos. Yo me alegro mucho de los éxitos personales y profesionales de todos, dentro y fuera del baloncesto. Es un privilegio en esta ciudad. Como dice la canción: “Vivir na Coruña qué bonito é”. Ojalá el proyecto actual pueda dar el salto a la ACB pronto.

A todo esto, Miguel no lo ha dicho, pero yo lo sé, fue el primer baloncestista que se acogió al famoso Decreto 1006, aplicación española de la famosa Ley Bosman sobre la libre circulación de deportistas profesionales al finalizar sus contratos y acabando con el hasta entonces imperante “derecho de retención”. Ha sido Director General del Obradoiro, juez único de distintos comités federativos y uno de los redactores de la Ley Galega do Deporte. Un hombre del baloncesto dentro y fuera de las canchas…

 

 

 

 

 

Sé el primero en compartirlo!!!

Puede que te hayas perdido

4 minutos de lectura
4 minutos de lectura
6 minutos de lectura
A %d blogueros les gusta esto: