Leyendas del basquet coruñés

Espacio dedicado al baloncesto histórico de A Coruña

Myron Larsen, el primer americano

Myron Larsen, de rayas, acompañado de Antonio Alvarez, presidente, Manolo Pardo, entrenador, y un directivo.

 

En septiembre de 1974 nos visitó un conjunto “escaparate” llamado All Stars (que original), de la mano de un representante llamado McGregor. Se trataba de enseñar a los técnicos las habilidades un grupo de jugadores que pudieran tener encaje en sus equipos de cara a la temporada venidera. 

Entonces no había YouTube ni highlights y los fichajes había que hacerlos así. O bien viajando directamente a los USA y ponerse a ver tryouts a base de bien. Los más que se pudiera ver en la semana que ibas a echar allí. Mas cómodo era esto, casi un servicio a domicilio, pero viajar a America por aquel entonces era casi una aventura, así que había quien lo prefería, aunque se contaban con los dedos de una mano. Antonio Díaz Miguel y Moncho Monsalve eran de estos, pero los demás tenían que conformarse con ver lo que les traían. 

Unos días antes del partido llegaron unos cuantos: McIntire, McGire, Myron Larsen, Jones y Douglas Little, que estuvieron entrenado en el Palacio de los Deportes en espera de sus compañeros, que llegarían a tiempo para el encuentro. Precisamente Little era el que venía con más opciones de quedarse pues unos días antes había jugado en Barcelona y había gustado bastante y aportaba el peso y la estatura que necesitaba el Bosco. Sin embargo a la hora del partido no se había recuperado de la lesión que arrastraba desde entonces.

Al final los All Stars eran seis disponibles y tres lesionados, así que ninguno pudo reforzar al Bosco como estaba previsto. De entre todos destacó Myron Larsen, que fue finalmente el elegido. Pero no solo le gustó a Manolo Pardo, entrenador del Bosco, sino que también gustó a Alfonso Ribera, entonces técnico del Obradoiro, y entre uno y otro anduvo Larsen deshojando la margarita unas horas. Al final se decidió por el Bosco y fue el primer jugador americano que jugó en un equipo coruñes. 

Se trataba de un pívot blanco, de 2,02 m, unos 95 kilos y 22 años, que venía de los Vikings de Portland State. Hoy sería un cuatro cerrado, pero en aquellos años era un center sin discusión. Llegaba con la intención de aprender castellano lo antes posible para integrarse con sus nuevos compañeros.

Debutó contra La Casera de Lugo, dirigido por Bob Fullarton. Un partido que había levantado expectación y al que asistió nada menos que el director general de Schweppes, la marca que ese año patrocinaba al equipo, que se encontraba en Segunda División.

Promediaba alrededor de 20 puntos por partido y reboteaba bien. Era lo que se le podía pedir a un cinco y el Bosco (Caruncho, Nuñez, Eirea, Bermejo, Alonso, Pancho Penedo, Pedro Villamarín, Arturo de Paz,…) ganó bastantes partidos.

También la 75-76 la jugó en el Bosco Scheweppes con un alto rendimiento, aunque ya un tanto irregular. Enfermedades y lesiones (y alguna sanción federativa) hacían que su presencia nunca fuera segura. Pero cuando jugaba marcaba diferencias. 

Pero después de dos años decidió que había llegado el momento de conocer otras tierras y sobre todo, aunque esto es sospecha mía dadas las dificultades de caja que siempre tenía el Bosco, a quien Schweppes también dejó plantado, asegurarse una fuente de ingresos más estable.

Y tú: viste jugar a Larsen? Puedes decirnos algo de él?

 

 

Sé el primero en compartirlo!!!

Puede que te hayas perdido

4 minutos de lectura
4 minutos de lectura
6 minutos de lectura
A %d blogueros les gusta esto: